martes, 7 de noviembre de 2017

Todos los mares han vuelto

Todos los mares han vuelto.

Todos los mares han vuelto, alguna vez,
a su punto de partida.
Han sido nube, han sido lluvia,
han sido gota que recorre
ropa tendida, aceras veloces,
ventana cerrada, árbol entre árboles,
guerra, fuego, fiesta, risa, llanto, pájaro, mano,
un cuerpo;

y han vuelto, después
a la inmensidad del océano.

Es por eso que al bañarse
una experimenta esa extraña calma
está la piel entonces recubierta
de las experiencias del mundo.

Es un privilegio.







miércoles, 24 de mayo de 2017

Giro y giro

Revuelve la primavera
las emociones
giro y giro de peonza
                        giro y giro
y al parar de golpe
con la cabeza en los pies y los pies en el cielo
miro, sobre mi mano, la mezcla de colores
miro, sobre mi mano,
y sonrío






.

martes, 11 de abril de 2017

con la T

El hombre ha de tener
para poder temer
y ha de temer, para querer tener.

Así,
tiene porque teme
y teme porque tiene
y la espiral sigue retroalimentándose
hasta el infinito.

.

Duermen

Duermen, en mi sofá,
dos mujeres
duermen, y las miro dormir
duermen y me apaciguan el alma
ellas son parte de mí

.


sábado, 21 de enero de 2017

Tierra



He mirado esta tierra y ya no es mía
se había mantenido latente
en un recodo cerca del corazón como el apéndice
sin función y tan solo con un nombre que no describe
la razón por la que se sitúa, ahí al ladito
tan vacío siempre y dispuesto a llenarse de mares,
de manos que señalan los mares y
de ojos que miran las marcas que recorren
los campos y los dedos de otras manos que se posan silenciosas
en unos labios que ya no besan porque ahora
se mantienen cerrados aguardando el cambio que es ya inevitable.

He mirado esta tierra y ya no es mía
si tan solo lo hubiese sido alguna vez
quizá también lo sería ahora
si tan solo yo hubiese sabido ser en ella
tal vez nos habríamos encontrado, al final
reconociéndonos como hermanas
que han convivido durante largo tiempo y se separan
ahora,
porque pasa la vida y las lleva a nuevas ellas.

Pero he mirado esta tierra y ya no es mía,
porque tal vez nunca lo fue.









dedicado a,





viernes, 23 de septiembre de 2016

Arena

Qué somos
cuando no queda más que viento rozando en la cara
viento, rozando en la cara.

Trepa el dolor por las paredes y el contorno de las entrañas se tinta de azul
quedan, en mis dedos tus dedos, en mis labios tus labios,
en mi vientre tu pecho, en mi pecho tu espalda
en mi espalda la nada,
y el silencio
aparece de pronto
para llenar de blanco el recuerdo del recuerdo de ser,
una misma cosa:
polvo;
una misma cosa:
nada.

Y después el viento
trayéndome el reflejo de tu reflejo en mi mirada:
polvo;
y después la nada.

Tan sólo el eco que produce el chocar
de la arena contra la arena
del silencio contra la cara.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Nadando al sol

Estoy sentada en el suelo y las paredes reflejan las olas
hay tantos pasados que se entremezclan
haciéndome sentir agradecida
que la vida a veces se me olvida
y me quedo en las paredes
nadando al sol


.